Trastornos auditivos en los bebés

Si definimos el primer año de vida de un niño como un tiempo de escuchar, de registros de sonidos, de adquisición de significados, de un mundo que va armando el niño como rompecabezas de las distintas vertientes de sus sentidos, es fácil comprender que cuanto más tarde sea detectada una disminución auditiva, más irreversible puede ser. Por eso es que el diagnóstico de hipoacusias realizado durante los primeros meses de vida del niño brinda la oportunidad de habilitar en lugar de rehabilitar.

El Programa de Atención Temprana de OSEP a través de estudios audiológicos neonatales detecta e ingresa a los niños con dificultades auditivas temporarias o permanentes, a quienes evalúa y estimula, además de realizarles seguimiento en el desarrollo de sus habilidades auditivas y lingüísticas. También trabaja con las familias para favorecer el uso de audición y lenguaje en el hogar y fortalecer la independencia e inclusión social del niño.

La estimulación auditiva apropiada, en el momento oportuno, permite desarrollar las áreas del cerebro que conectan sonidos con significados. Enseñar a escuchar y relacionar sonidos del ambiente con sus fuentes sonoras y en especial los sonidos que forman el lenguaje hablado, favorece el desarrollo de habilidades lingüísticas y de comunicación.

La mayor parte de las hipoacusias infantiles (aproximadamente el 80%) se encuentran presentes en el momento del nacimiento o en la etapa neonatal. De allí la importancia de establecer programas de cribado neonatal durante los primeros meses de vida.

Entre los diversos métodos de detección de pérdida auditiva disponibles en la actualidad, hay dos medidas fisiológicas: respuesta de audición de tronco cerebral (BERA) y otoemisiones acústicas (OEA), que son capaces de detectar pérdida auditiva antes de los tres meses de edad.

Las otoemisiones acústicas, como método diagnóstico, son especialmente ricas en los recién nacidos, por lo que se han transformado en uno de los mejores procedimientos de evaluación. Se verifica la audición del niño con solo colocar el auricular en el conducto auditivo.

A los niños con antecedentes de riesgo neonatal se les deben realizar Potenciales Evocados Auditivos de Tronco Cerebral, para evaluar el estado de la vía auditiva, que es la responsable de transmitir o llevar los sonidos hasta el cerebro.

Una vez realizado estos estudios y detectada una dificultad, se debe realizar un seguimiento sistemático que permita completar el diagnóstico. En OSEP estos niños son acompañados por intervenciones tempranas en las áreas específicas.

atencion temprana-01

         

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.